<small id="c0tja" ></small><rt id="c0tja" ></rt><xmp id="c0tja" ><li id="c0tja" ></li></xmp>
  • <noframes id="c0tja" >
    <u id="c0tja" ><var id="c0tja" ></var></u>
        <dd id="c0tja" ><object id="c0tja" ><noframes id="c0tja" >
        <menu id="c0tja" ></menu>
        <tr id="c0tja" ><label id="c0tja" ></label></tr>
      1. <code id="c0tja" ><xmp id="c0tja" ><p id="c0tja" ></p>
        <kbd id="c0tja" ><small id="c0tja" ><i id="c0tja" ></i></small></kbd>
      2. <rp id="c0tja" ></rp>
      3. <option id="c0tja" ><strong id="c0tja" ></strong></option>
      4. <menu id="c0tja" ><listing id="c0tja" ><menuitem id="c0tja" ></menuitem></listing></menu>

        <sup id="c0tja" ></sup>
        1. Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

           

           

          Web

          www.

           

          Plantas y Vegetales

           

           

          Cuidados

           

           

          Varios

           

           

          Reportajes

           

           

          Rincones Mágicos

           

          Amsterdam 
          Angkor Wat 
          Árbol encadenado 
          Arboreto Luis Ceballos 
          Bahía de Ha-Long 
          Bosque de la Herrería 
          Bosque el Forestal de Villaviciosa 
          Casa de Campo/Casa de Vacas 
          Chozo Kindelan 
          Dalieda de San Francisco 
          Dehesa de Navalcarbón 
          El Alcornoque del Bandolero 
          El Bosque Encantado 
          Finca Mataespesa 
          Invernadero Estación Atocha 
          Invernadero Palacio de Cristal 
          Invernaderos del Jardín Botánico 
          Jardín de las Tres Culturas 
          Jardín del Príncipe de Anglona 
          Jardín Museo Joaquín Sorolla 
          Jardín vertical 
          Jardines de Cecilio Rodríguez 
          Jardines de El Escorial 
          Jardines Cuatro Torres 
          Jardines del Campo del Moro 
          Jardines La Granja San Ildefonso 
          Jardines del Palacio del Pardo 
          Jardines Palacio Real / Madrid 
          La Gran Muralla China 
          Lagos Plitvice / Croacia 
          Las Islas Vírgenes Británicas 
          Madeira 
          Monte de El Pardo 
          Mustang: reino perdido Himalaya 
          Palmira 
          Parque el capricho 
          Parque del Oeste 
          Parque del Retiro 
          Parque Nacional Torres del Paine 
          Parques de Villalba / Madrid 
          Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
          Quinta de la Fuente del Berro 
          Quinta de Los Molinos 
          Ruta a la Peña del Arciprestre 
          Ruta Camino del agua/Cercedilla 
          Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
          Ruta de la Presa del Gasco 
          Ruta de las Caras 
          Ruta Molinos Río Perales 
          Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
          Senda botánica-Torrelodones 
          Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

           

           

          Sumi-e  (Sumi=  tinta  china  y  e=  pintura),  también conocido como  Suiboku es una técnica de dibujo monocromático, en la que se utiliza un pincel con  tinta negra sobre papel de arroz. Se  desarrolló en China durante la dinastía Tang (618 - 907) y se implantó como estilo durante la dinastía Song (960 - 1279). Fue introducida en   Japón durante el siglo XIV por monjes budistas zen y fue aumentando su  popularidad hasta su apogeo en el Período Muromachi (1338 - 1573). Su maestro más talentoso   fue un monje budista zen Sesshu Toyo (1420 - 1506),   quien en 1476, fundó un estudio cerca de la prefectura de Oita llamado Unkoku-an, en donde enseño pintura. Su técnica fue continuada por otros como Tensho Shubun (1414 -  1463), otro monje zen japonés y   pintor del Periodo Muromachi. Nació a finales del siglo XIV en la Provincia de Omi y se convirtió en un pintor profesional alrededor de 1403, cuando viajó a Corea. Otros pintores famosos fueron Kano Eitoku   (1543 - 1590) y Hasegawa Tohaku   (1539 - 1610) que intentaban expresar la vida espontánea, de acuerdo a principios zen.

          El sumi-e se basa en la aplicación de ciertos principios estéticos, derivados de la influencia espiritual ejercidas por el budismo zen y el taoísmo, en donde la noción de vacío, o energía vital, como origen y generador de la forma, es una de las características centrales en su sistema de interpretación de la naturaleza.

          Para seguir un aprendizaje completo del sumi-e, se establecían  cuatro elementos naturales, que representan todas las formas del universo y se  les llamó Los Cuatro Honorables Caballeros (Shikunshi) y se debían aprender por este orden:

          . Ran, la orquídea silvestre. Está compuesta de trazos espontáneos y sueltos. Hojas delgadas y flores de diminutos pétalos. Representa la humildad, la serenidad y la modestia. Simboliza la primavera.

          . Také, el bambú. Para dibujarlo son necesarios movimientos enérgicos. Cañas gruesas con secciones muy  marcadas, hojas que se abren como abanicos.   Lo consideran como virtuoso y humilde y también consistente ya que retiene su follaje todo el año. Representa la fuerza interior, consistente y humilde. Simboliza el verano.

          . Ume, el ciruelo florido. Es un tronco nudoso en que se utilizan técnicas de aguada para darle textura. De él brotan flores delicadas hechas con pinceladas muy suaves.  Representa la renovación y renacer constante de la vida. Simboliza el otoño.

          . Kiku, el crisantemo. Es la flor japonesa por excelencia y para pintarla se requiere conocer todas las técnicas anteriores. Representa la longevidad, la virtud que crece de las inclemencias, el desafío. Simboliza el invierno.

           

          Los materiales utlizados en Sumi-e, reciben el nombre de Los Cuatro Tesoros del Erudito (Bunbou Shishou):

          . Sumi / la tinta: en forma de barrita, la tinta negra se deshace en agua para formar una gama infinita de grises, que sustituyen los colores. Se frotan sobre una piedra plana, mientras se va mezclando agua, hasta obtener la intensidad deseada. Estas barritas son un compuesto de carbón de leña -de pino o bambú- mezclado con   alcanfor y cola si se añeja por   tiempo prolongado la tinta adquiere un tono imposible de imitar. A la tinta se le agrega agua y se mezcla pacientemente durante unos 25 minutos en sentido circular, hasta formar una tinta cremosa, que luego se ha de utilizar más o menos aguada y permitirá lograr infinidad de grises o negro puro. El tiempo prolongado que demanda la preparación de la tinta, es también el tiempo de la meditación, en que el artista aquieta su mente, se concentra,   y se prepara mentalmente para realizar su obra, integrando su cuerpo a la armonía, mediante la postura correcta.  La tinta tiene una cualidad acuática, fluye por el papel y deja un rastro como una corriente.

          . Suzuri / el tintero: tiene una parte elevada, oka (colina), donde se frota la barra de tinta, y otra profunda, umi (océano), donde se recoge. Los mejores son de piedra y su superficie es ligeramente rugosa para moler las partículas de tinta de forma adecuada. Su tacto y el sonido que produce son sus mejores cualidades. Como el lecho del río, tiene la cualidad de la piedra.

          . Fude / el pincel: con mango de caña de bambú, hay diferentes modelos, pero con uno basta, tanto para las líneas gruesas como para las finas, si se sabe manejar la presión, la velocidad y el grado de humedad. Sujetándolo verticalmente al papel o con una inclinación de 45º, no se han de mover los dedos ni la muñeca: todo el movimiento debe venir del hombro y del codo. Suele ser grande y estar fabricados  con pelos de animales. A veces se sustituye por una pluma de pájaro. La suavidad con la que acaricia el papel le hace parecer un ser vivo. El trazo debe ser muy seguro, pues en la espontaneidad y la agilidad del ademán reside la belleza de la línea, que no acusa la menor vacilación. La esencia el tema debe ser lograda con la máxima economía de movimiento, esto es fundamental para generar espacios vacíos, tan importantes en la cultura oriental.

          . Kami / el papel: suele ser el papel artesanal japonés, el washi (wagami), es un tipo de papel finísimo fabricado en  Japón, empleándose como materia prima plantas de la flora local, tales como Broussonetia papyrifera, Edgeworthia papyrifera, Diplomorpha sikokiana, Euonymus sieboldianus, también bambú, cáñamo, arroz y trigo.  Son esenciales su absorbencia, su textura, la forma en que reacciona al recibir la tinta. Las fibras del arroz o de las plantas que se dejan entrever en él recuerdan su origen vegetal.

          En el sumi-e no se trata de ir a copiar los paisajes o las plantas. Se ha de interiorizar el espíritu de aquello que se pinta, para que salga por sí mismo en el momento de coger el pincel.   Para mantener el espíritu de Sumi-e es importante no hacer esbozos, debe mantener la imagen en su mente, disfrutar su belleza y pintar la memoria de ella en el lenguaje Sumi-e. El propósito  del sumi-e es el control de las molestas distracciones, el dominio de sí mismo y finalmente la liberación del talento interior, más auténtico, más perfecto y más feliz que cualquier cosa que se pueda conseguir con el intelecto.   El arte de la pintura sumi-e   apunta a   captar la   esencia del objeto, más que su apariencia, para pintar con el lenguaje del espíritu. No hay arte sumi-e sin paciencia, porque únicamente con autodisciplina y concentración se podrá lograr equilibrio, ritmo y armonía de la composición.    

          Aunque tradicional solo se usa tinta negra que va desde el blanco, a tonos grisis, puede  usarse también pigmentos de color, por lo general en tonos pasteles o suaves. En Sumi-e, no se pintan ni la luz, ni las sombras ni los fondos. Una vez acabada la composición, hay quien pinta  un sello rojo en la composición de tal manera que contribuye al equilibrio de la imagen.   

           

           

           


          安徽福彩快三开奖结果 (c) elhogarnatural. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd