<small id="c0tja" ></small><rt id="c0tja" ></rt><xmp id="c0tja" ><li id="c0tja" ></li></xmp>
  • <noframes id="c0tja" >
    <u id="c0tja" ><var id="c0tja" ></var></u>
        <dd id="c0tja" ><object id="c0tja" ><noframes id="c0tja" >
        <menu id="c0tja" ></menu>
        <tr id="c0tja" ><label id="c0tja" ></label></tr>
      1. <code id="c0tja" ><xmp id="c0tja" ><p id="c0tja" ></p>
        <kbd id="c0tja" ><small id="c0tja" ><i id="c0tja" ></i></small></kbd>
      2. <rp id="c0tja" ></rp>
      3. <option id="c0tja" ><strong id="c0tja" ></strong></option>
      4. <menu id="c0tja" ><listing id="c0tja" ><menuitem id="c0tja" ></menuitem></listing></menu>

        <sup id="c0tja" ></sup>
        1. Al utilizar ELHOGARNATURAL  acepta que pueda instalar cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación en nuestra página. Si continúa navegando entendemos que acepta nuestra política de cookies. Ver Política de cookies

           

           

          Web

          www.

           

          Plantas y Vegetales

           

           

          Cuidados

           

           

          Varios

           

           

          Reportajes

           

           

          Rincones Mágicos

           

          Amsterdam 
          Angkor Wat 
          Árbol encadenado 
          Arboreto Luis Ceballos 
          Bahía de Ha-Long 
          Bosque de la Herrería 
          Bosque el Forestal de Villaviciosa 
          Casa de Campo/Casa de Vacas 
          Chozo Kindelan 
          Dalieda de San Francisco 
          Dehesa de Navalcarbón 
          El Alcornoque del Bandolero 
          El Bosque Encantado 
          Finca Mataespesa 
          Invernadero Estación Atocha 
          Invernadero Palacio de Cristal 
          Invernaderos del Jardín Botánico 
          Jardín de las Tres Culturas 
          Jardín del Príncipe de Anglona 
          Jardín Museo Joaquín Sorolla 
          Jardín vertical 
          Jardines de Cecilio Rodríguez 
          Jardines de El Escorial 
          Jardines Cuatro Torres 
          Jardines del Campo del Moro 
          Jardines La Granja San Ildefonso 
          Jardines del Palacio del Pardo 
          Jardines Palacio Real / Madrid 
          La Gran Muralla China 
          Lagos Plitvice / Croacia 
          Las Islas Vírgenes Británicas 
          Madeira 
          Monte de El Pardo 
          Mustang: reino perdido Himalaya 
          Palmira 
          Parque el capricho 
          Parque del Oeste 
          Parque del Retiro 
          Parque Nacional Torres del Paine 
          Parques de Villalba / Madrid 
          Presa del Grajal/Colmenar Viejo 
          Quinta de la Fuente del Berro 
          Quinta de Los Molinos 
          Ruta a la Peña del Arciprestre 
          Ruta Camino del agua/Cercedilla 
          Ruta Cascada Purgatorio/Rascafría 
          Ruta de la Presa del Gasco 
          Ruta de las Caras 
          Ruta Molinos Río Perales 
          Ruta Tejos Milenarios (Rascafría) 
          Senda botánica-Torrelodones 
          Valle de la Fuenfría/Cercedilla 

           

          El Feng Shui es una antigua técnica china de hace miles de años, según la cual todo lo que nos rodea, vivienda, mobiliario y  entorno, afecta a nuestra salud, prosperidad y felicidad personal.  Literalmente significa viento y agua, y va tomando cada día más popularidad, a medida que las personas descubren que funciona. Alguna vez has entrado en un sitio en el que se respira  calma y da  gusto estar allí,  sin duda  te encuentras en un lugar  en armonía. 

          Hay muchos libros que nos enseñan cómo decorar una vivienda según el Feng Shui, pero aquí queremos centrarnos en el espacio exterior.  Ésto supone la estimación de un paisaje con objeto de estudiar los efectos de montañas, colinas, ríos, caminos, formas y configuración de los contornos. Aunque sepas cómo detectar si el paisajes es bueno o malo, no podrás hacer mucho por cambiarlo, sobre todo en las grandes ciudades.

          Hay 5 elementos Feng Shui: la Madera, el Fuego, la Tierra, el Metal y el Agua. Los cinco elementos deben estar presentes y en perfecta armonía. Con una simple observación de su entorno podrás verificar cual es el que falta o cual tiene mayor preponderancia. Se deberá compensar para encontrar el equilibrio.

           

           

           

          Los chinos creen que cada emplazamiento se halla rodeado de cuatro espíritus animales protectores: la tortuga negra, el fénix, el dragón verde y el tigre blanco. Para apreciar un lugar, hay que aplicar estos cuatro animales a los cuatro puntos cardinales.

           

          - Norte = Tortuga negra  (energía  Yin, invierno, el elemento agua, color negro y azul).

          La tortuga esta ahí en forma de montaña. Simboliza el soporte, el apoyo y proporciona seguridad y longevidad, buena salud y relaciones estables. Una montaña rocosa nos protegerá del viento y las corriente negativas.

           

          - Sur = Fénix (energía Yang, verano, el elemento fuego, color rojo, fucsia, violeta, rosa, naranja, amarillos, terrosos y marrones).

          Debe ser un  espacio despejado  o con agua. Simboliza las oportunidades, la expansión, la buena suerte. Representa nuestra capacidad de visión y la percepción del entorno.

           

          - Este = Dragón verde  (energía Yang, primavera, el elemento Madera, color verde).

          Montaña o colina situada  a la izquierda de la casa  de menor tamaño que la tortuga. Es un animal fantástico de poderes extraordinarios y simboliza la sabiduría, la abundancia y la prosperidad. Existen diferentes tipos de dragones, el de cinco garras solo podrá representar las autoridades imperiales, mientras que el de cuatro  representaba los ministros y oficiales. El monte superior del dragón tiene que ser más alto y abrupto que la colina del tigre.

           

          - Oeste = Tigre blanco (energía Yin, otoño, el elemento Metal, color blanco, plateado y dorado).

          Simboliza las virtudes de fuerza y coraje de un guerrero. Es de menor tamaño que el dragón. Protegey defiende de cualquier amenaza y es esencial para la supervivencia.

          Según el Feng Shui  el mejor lugar para una construcción, es aquel que tiene claramente definidas en las formas del paisaje circundante los cuatro animales simbólicos. Si todas las formas no están representadas, se considera afortunado si se distinguen por lo menos tres. Si tampoco hay tres, entonces con solo el Dragón basta  aunque sea  en la lejanía. El asentamiento ideal está conformado por dos colinas, una en cada lado. Cuando una colina continua por detrás de la otra, se considera aún más beneficioso. Se dice que representan el Tigre y el Dragón en un abrazo.

           

          Si no podemos cambiar el entorno, lo  que sí podemos cambiar o al menos adaptar son nuestros jardines, y para ello lo primero que debemos conseguir es un equilibrio entre el Yin y el Yang. El Yin es el principio femenino, la luna, la tierra, el agua, la oscuridad, tranquilidad, el sueño, lo profundo, lo pausado, lo suave, el silencio, la oracióm, el espíritu  y lo cerrado. El Yang es el principio masculino, el sol, la luz, el fuego, lo abierto, lo superficial, lo rápido, la vigilia, lo rudo, el ruido, la celebración, el cuerpo, el movimiento y  la actividad.  

          Refiríendonos a la naturaleza el Yin son las sombras, montañas  y las rocas y el Yang es el agua y la claridad. Un Jardín con mucho  Yang, sin plantas altas, sin sombras, etc., dejará la casa expuesta al ataque de energías negativas. Un jardín con mucho Yin, con exceso de vegetación y sombras impedirá el paso de energías positivas. Por ello se ha de buscar el equilibrio con  árboles altos, arbustos medianos, zonas despejadas y otras  con muchas plantas.

           

           

          La forma  es mejor si lo hacemos de manera asimétrica o circular, si hay  ángulos rectos se puede  colocar una maceta, un árbol pequeño o una estatua.

          Si el jardín carece de la protección de la tortuga, plantar árboles altos es una solución o bien construir una montaña de tierra apoyada por rocas y sembrarla de  arbustos o plantas florales. En el lado del dragón, que necesita altura y movimiento se deberían plantar  árboles medianos que le darán protección y en el lado  del tigre blanco que  debe ser un lugar muy tranquilo, se pueden sembrar plantas muy bajas.

          Seleccione las plantas que másle gusten, no hay reglas pero si han de estar siempre sanas. Algunas de las más adecuadas en el feng shui son:

           

          - Pinos y  bambú:   considerados símbollos de longevidad y nobleza. No se aprueba la poda que priva a los árboles y plantas de sus formas naturales y los fuerza a crecer en línea recta.

           

          - Árboles frutales:   representan la vitalidad y la fortuna.

           

          - Planta  de jade (Crassula arborescens): está sociada a la abundancia y prosperidad. Lo mismo ocurre con los cotiledones que se usan en la parte frontal del jardín.

           

          - Peonia: simboliza  el amor, la belleza y la riqueza.

           

          - Crisantemos: simbolizan prosperidad  y longevidad.

           

          - Flor de loto: se asocia con la pureza y la verdad.

           

          - Cerezo: representa la satisfaccón y armonía entre el cuerpo y la mente.

           

          - Orquídea: representa la elegancia.

           

          - Jazmín: símbolo de  la amistad.

           

          - Arbustos de hojas anchas de color verde oscuro como jazmín del cabo, farolillo japonés o rosa china  son buenos conductores del chi.

           

          - Plantas aromáticas y olorosas: se considera que el chi circula mejor cuando lo transportan olores agradables.

           

          - Plantas trepadoras  (glicinas, clemátides o rosales): para tratar de suavizar los ángulos de  la vivienda.

           

          La forma de sus hojas también es un aspecto que se valora mucho en el Feng Shui. Las plantas de la zona  Norte del jardín preferiblemente serán onduladas, en el Este  rectangulares, en el Oeste  redondas y en el Sur las de hojas más picudas.

          El terreno del jardín igualmente  debe seguir los principios del equilibrio del yin y el yang. Una superficie totalmente plana es muy Yang e incapaz de retener la buena energíay viceversa. Para lograr el equilibrio, el terreno deberá tener pequeñas colinas, preferiblemente en su parte trasera, la pequeña montaña de rocas cumplirá una buena función, otra manera de lograrlo es plantando las plantas de tal manera que la tierra sobresalga del terreno. Los caminos  deben ser curvados y que bordeen el jardín para que el centro se mantenga despejado.

          Al Feng Shui le gustan también las formas curvadas en  el mobiliario, por lo que deberá ser sin salientes agudos que afecten el flujo de energía hacia la casa, muebles preferiblemente de madera  o  bambú.

           

           

           

          Un elemento imprescindible es el agua en movimiento (símbolo del dinero) como fuentes, estanques  o cascadas, pero deberán colocarse en una ubicación determinada para lograr la armonía deseada. Un principio del feng shui dice que las viviendas deben tener agua en el frente y la montaña detrás.  El agua traerá prosperidad y la montaña la retendrá. Por ello es  recomendable colocar agua, bien en el frente o en el lado fénix de los jardines, pero tener cuidado que el flujo converja hacia la casa, no alejarse de ella. También servirá un bebedero de pájaros. Algo distinto es una piscina que para ello precisará sesoramiento con un experto de feng shui.    

          Otro elemento que garantiza la armonía y el equilibrio en el jardín son las rocas. Los peces con preferencia dorados o plateados simbolizan monedas valiosas y una tortuga de agua dulce es un símbolo de longevidad y estabilidad.

           

           

           

           


          安徽福彩快三开奖结果 (c) elhogarnatural. Licencia Creative Commons By-excepto los vídeos-By-Nc-Nd